Ana & Álvaro | Boda en Donostia

Esta pareja me enamoró desde el principio. Acostumbrados a bailar salsa y bachata, excepcionalmente bien por cierto, se desenvolvieron con soltura y espontaneidad todo el día de su boda. La ceremonia fue más tradicional en la iglesia de Gros en San Sebastián, pero a partir de ahí todo fue diversión en el reportaje en el Kursaal y en el convite en el Mirador de Ulía. Con unas vistas increíbles disfrutaron al máximo junto con sus invitados, algunos de ellos de su grupo de salsa. El reportaje postboda fue en un lago francés, donde se dejaron llevar hasta al anochecer, sin dejar de bailar, porque quien bailando vive, bailando termina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *